Un Año Para Expandir Y Edificar En el año 2017 Dios lo volvió a hacer, siendo siempre un año de revelación de la Palabra de Dios y mover sobrenatural de su Espíritu Santo, para crecimiento en nuestro hombre interior así como congregación. Al comienzo no podíamos imaginar los cambios que Dios haría en el Año del Cambio. Poco a poco El fue haciendo cada revelación para cada cambio, el cual al hacerlo impactó produciendo alegría en nuestras vidas. Y para finalizar el 2017, Dios nos dio congregacionalmente, otra respuesta más. ¡Dios nos mostró Su amor y Su respaldo! Y para el 2018 por instrucciones precisas y claras de nuestro Señor y Rey Jesús, la mañana del 31 de diciembre de 2017 fue decretado proféticamente: 2018 Un Año Para Expandir y Edificar. Su accionar diario en lo personal y en lo congregacional durante todo el 2017 preparó nuestra mente y corazón a dicha revelación de vida para vida. Un crecimiento hacia el cual Dios desea llevarnos en lo personal y en lo congregacional. Crecimiento tanto espiritual como numérico.

Lo maravilloso y divino es cuando se ha abierto la puerta para trabajar con pasión por Jesús y en Su misión: Buscar y salvar al perdido. Trabajar para alcanzar a los no aún alcanzados por el amor y la gracia del Señor Jesús, es nuestra prioridad como congregación y sus ministerios. ¡Deseamos cumplir la Gran Comisión!

Y para ello el Señor Jesús ha levantado un equipo de trabajo de Sus cinco ministerios:

  • Apóstol Dr. Francisco Gudiel
  • Profetas Lily Gudiel y Adán Ortiz
  • Evangelista Victor Elías
  • Pastores Erwin y Carolina Gudiel
  • Maestro Misael Orantes

Quienes deseamos ser dirigidos por el Espíritu Santo para poder guiar al pueblo de Dios, hacia el desarrollo de sus ministerios poniendo al servicio de Dios sus llamamientos y dones. Y además darle la diestra de compañerismo a otros ministros más que sean añadidos a la iglesia por Dios.

Siendo ese obrar de Jesús en nuestras vidas y ministerios, el trabajo que buscamos y deseamos hacer. Y abrir nuestra mente a otras formas de hacer las cosas, sin perder la esencia del cuerpo de Cristo por supuesto, abre la actitud y la acción de cada uno. ¿Qué logramos con ello? El fruto buscado por el cual se lucha con fuerza, firmeza y estabilidad. Vienen nuevas áreas de trabajo en la congregación, áreas que nunca antes habíamos trabajado. Y las áreas ya existentes, serán renovadas para ser contextualizadas al tiempo de hoy. Vale decir que no cambiaremos nuestra firme convicción que La Biblia es nuestra norma máxima de fe y conducta, porque de esa manera seremos librados de los excesos y errores al vernos respaldados por Dios en lo que hablamos y hacemos.

"Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo."1 Corintios 12:4-6

Lo que no puede faltar, es que 2018 sea un año lleno de grandes y sobrenaturales operaciones del Padre, ministerios del Hijo y dones del Espíritu Santo. Los pasos a llevar a cabo han sido mostrados por Dios, habiendo claridad de propósitos. La unción del Espíritu Santo será el medio por el cual Dios fluirá con Su palabra, logrando hechos y realidades a vivir en lo personal como en lo congregacional.

¡Sigamos viviendo el tiempo de vida para vida que Dios ha preparado para nosotros, tanto para Sus ministros, como para Su pueblo!

Apóstol Dr. Francisco Gudiel