Servirle Un Privilegio

¿Quién es Dios para su vida? ¿Quién es Jesús en su mente y corazón? Bueno habría que preguntar además, cuál es el lugar que ocupan en su diario vivir.

Allí está la clave de todo el resto de respuestas que podríamos dar, sin importar cuál sea la pregunta que nos hagan. No importa además la edad, posición social, financiera, nivel académico, etc. Porque realmente el punto de partida es Dios y la relación que podamos tener con El. Lo demás es religión.

La Biblia dice «Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.  Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.» Romanos 14;7-8. Dando así la mejor descripción de lo que somos y seremos en cuanto a nuestro Rey y Señor Jesús.

Y si Jesús es el centro de nuestra existencia en la tierra y nuestra muerte, nuestra vida estará a su total servicio. Le pertenecemos. Somos de su propiedad. Consistiendo en eso nuestra santificación que es la obra de Dios hacia nosotros, y nuestra consagración que es la obra de nosotros hacia Dios.

Nuestro precio es la sangre de Jesús al morir en nuestro lugar. No es por nuestras obras, sino por su amor que dio lugar a su gracia. ¿Qué es gracia? La gracia de Dios hacia los pecadores se ve en el hecho de que Él mismo, por medio de la expiación de Cristo pagó toda la pena por el pecado, por lo cual puede perdonar con justicia el pecado sin tener en consideración el mérito o demérito del pecador. Por eso vivimos para El. Por eso morimos para El.

¿Y cómo correspondemos a ese amor y a esa gracia eterna? Con nuestra vida y servicio. Somos alguien en la vida. lo que da lugar a que estemos en un lugar y posición, además donde estemos dará lugar a lo que tengamos. Somos hijos de Dios y Sus siervos. Somos sus herederos. Pero también somos a quienes dejó en la tierra para llevar a cabo la expansión y consolidación de Su reino.

En una palabra estamos a Su entero servicio. En lo secular hemos alcanzado una destreza en un oficio o en una profesión. Es el medio por el cual Dios nos bendice materialmente, dándonos el dinero para lo que necesitamos y poder pagar lo que obtenemos. Hemos llegado a ser personas útiles y productivas para nosotros y los nuestros. Somos lo que por su gracias El permitió a nuestros padres o a nosotros mismos, llegar a ser. Tenemos una profesión unos, o un oficio otros, siendo alguien de valor. Somos sus hijos.

En lo espiritual tenemos un llamado a Su servicio. A eso se le llama ministerio. Es un privilegio. No es un derecho. Privilegio porque no somos todos llamados a hacer lo mismo. A cada quien se le ha dado su asignación tan diferente de otros. Pero todos tenemos mucho que hacer para Su reino. Somos sus siervos.

Por eso por el y para El vivimos y morimos. ¡Somos del Señor!

Apóstol Dr. Francisco Gudiel

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *