¿Por qué? o ¿Para qué?

Hoy día todo el mundo padece una crisis sanitaria por el Covid-19. Y esto además ha dado lugar a crisis financieras, crisis familiares, crisis empresariales y crisis políticas. El mundo entero padece temores bajo la angustia de perder sus vidas y estabilidad económica.

Las personas se preguntan por qué está sucediendo todo esto. Múltiples criterios hay para entender y comprender los hechos alrededor del planeta tierra. Lo que nos impulsa a buscar respuestas.

La respuesta correcta la encontramos en La Biblia, la palabra escrita de Dios. Es comprender el tiempo que se vive. Aquí es clave y determinante conocer que Dios tiene un tiempo para cada cosa y situación, para la tierra entera con todo y habitantes. Nada sucede fuera del control de Dios, porque El está en control de todo y además tiene en todo la última palabra. Primero entendamos el por qué.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Mateo 24:7

Aquí hay 4 eventos que diariamente vemos en el mundo: Guerras, pestes, hambres y terremotos.  Y todas están en las noticias, trayendo dolor y sufrimiento.

Pero ¿A qué se refiere pestes? Veamos el término griego λοιμός loimos: plaga; pestilencia; alborotador, impío, pernicioso.

Veamos los sinónimos: Plaga: Irrupción súbita y multitudinaria de insectos, animales u otros organismos de una misma especie que provoca diversos tipos de perjuicios. Pestilencia: Enfermedad infecciosa y contagiosa causante de gran mortalidad entre personas y animales.

Y eso es precisamente el Covid-19 y lo que ha provocado en el mundo entero. Ahora bien, lo que nos interesa es entender que este tipo de situaciones son señales del fin del mundo, y por lo mismo del regreso de Jesús a la tierra. Su regreso está más cerca de lo que creemos y esperamos.

Aquí ahora veamos el para qué. Es clave y determinante también preguntar, ¿Está usted preparado para el regreso de Jesucristo a la tierra? Porque si no lo está, debe tomar en cuenta esto del Covid-19 y por lo mismo prepararse para vivir tiempos mucho más difíciles y complicados que vivirá la tierra. La Biblia le llama a ese tiempo, un tiempo de tribulación.

Ahora Dios no hace todo esto. El no ha creado el virus del Covid-19. Todo este estado actual de la tierra y sus eventos, son el resultado de la irresponsabilidad del ser humano. Y dicha irresponsabilidad es el resultado de haberle dado la espalda a Dios, y haberse alejado de Dios. Porqué El lo ha permitido con propósitos claros y definidos, al final de cuentas para el bien de la misma raza humana.

Es una excelente oportunidad para que la humanidad busque a Dios de todo corazón y con plena sinceridad. El inconverso se arrepienta y sea salvo de la muerte y condenación eterna, al reconocer a Jesucristo como su salvador y su señor.

Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.
2 Corintios 7:10

Dios quiere arrepentimiento y nunca remordimiento para alcanzar vida y no muerte.

Y también para la iglesia, es decir que los ya salvos, se arrepientan de sus vidas dobles y flojas delante de su Señor y Rey Jesús, dando lugar a su santificación que fructifique en su prosperidad integral: espíritu, alma y cuerpo.

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 3 Juan 1:2

Por lo que esta peste del Covid-19 tiene doble propósito: Que el inconverso se arrepienta, y el cristiano se santifique y de fruto. Y todo para que nadie se pierda eternamente,  porque Jesús pronto vuelve.

Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
2 Pedro 3:8‭-‬9

A este tiempo que ya vivimos Dios la define como principio de dolores. Piense si así son los principios, ¿Cómo será el resto y el final de este tiempo?

Y todo esto será principio de dolores. Mateo 24:8

Apóstol Dr. Francisco Gudiel

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *