Una Relación Personal E Intima

Religiones hay muchas en la tierra. Las hay para todos los gustosdeseos y sentimientos. Tan así las hay de igual forma en cuanto a la cantidad de dioses que existen. Hay religiones con dioses positivos y negativos incluso, como en la India.

No hay límites más que la necesidad, tradiciones, ignorancia e idolatría de la raza humana. Todo ser humano tiene la necesidad de algo mucho mas grande que él mismo. Recordemos que el hombre fue hecho a la imagen y semejanza de Dios. De allí es fácil de entender  lo que el ser humano hace para llenar ese vacío que tiene precisamente la forma de Dios. No necesariamente con cosas malas como el trabajo, el deporte, el dinero, etc., pero que definitivamente sin el justo equilibrio lo aleja de Dios, sin alcanzar llenar ese vacío a plenitud. No digamos de aquellas que sí le distancian de Dios.

Entre las religiones cristianas tenemos por ejemplo la católica, la evangélica, la mormona, la adventista, testigos de Jehová, etc. Y tenemos además muchas más religiones no cristianas, sumando miles alrededor de la tierra. Pero ¿Qué es una religión?.

Religión: Conjunto de creencias religiosas, de normas de conducta y de ceremonias de oración o sacrificio que son propias de un determinado grupo humano y con las que el hombre reconoce una relación con la divinidad (un dios o varios dioses).

Creencias, normas y ceremonias forman una religión. Es decir entonces al analizar nuestra espiritualidad, todos tenemos y practicamos una religión. Aún aquellos que dicen no tener una religión conocida, ya que ellos mismos, hacen su propia religión con sus respectivas creencias, normas y ceremonias a su manera.

Y aunque todos tienen su propia religión, lo que sí carecen la gran mayoría, es de una relación con ese dios al cual siguen. No les cambia, ni les llena sus vacíos por lo que caen de nuevo en sus adicciones, ansiedades y depresiones.

Para nosotros los cristianos, Dios es una persona que nos ama y desea relacionarse con nosotros.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10

No es un objeto inanimado de madera, yeso, metal al cual nos inclinamos o llevamos colgado del cuello o en el espejo retrovisor del carro, pero que no nos responde en absoluto.

Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confí­a en ellos. Salmos 115:4-8

Dios es nuestro Padre celestial, nuestro Rey y Señor Jesús, nuestro guiador. Es un único Dios que se manifiesta en tres personas. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. El Dios trino se relaciona con otro ser trino, el ser humano que tiene espíritu, alma y cuerpo. El resultado dar lugar a una perfecta relación.

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espí­ritu Santo sean con todos vosotros. Amén. 2 Corintios_13:14

Los seres humanos tenemos algunos de los atributos de Dios. Somos su creación. Tenemos sentimientos para amar, corazón que se alegra o entristece, mente para pensar, voluntad para decidir individual y personalmente, etc. Dios es persona y nosotros somos persona. ¿Y que se espera que haya entre personas? Pues simple, una relación personal e individual entre ambas personas.

Estas son la razones para saber y entender que si no tenemos una relación personal con el «Dios» de nuestra religión, lo que tenemos es simplemente una religión y nada mas que eso. Somos poseedores de una religión vacía y muerta.

La religión no cambia ni transforma al ser humano. Lo que hace es disimular el problema y darle un tinte de espiritualidad falsa. Por medio de prácticas, liturgias, ejercicios, comidas por ejemplo, pretende transformar. ¿Dónde está Dios allí? Pues no lo está. La religión no salva ni transforma para vida, sino que simula paz interior, por lo que tarde o temprano la persona vuelve a sus antiguas prácticas y problemas interiores, que incluso le impiden vivir consigo mismo.

El evangelio no es una religión. La raza humana ha creado las religiones, no Dios. El evangelio es la revelación de Dios para darnos a conocer Su voluntad en cuanto a Sus planes para con la raza humana. El evangelio está contenido en La Biblia, la palabra de Dios. No está en las religiones que pretenden explicar el evangelio. Ni aún la religión evangélica puede salvar, aunque es su propósito, el cual muchas veces se pierde por el pecado del ser humano como sus líderes que no se sujetan a Dios y a Su palabra, sino que le dan rienda suelta a sus deseos y emociones particulares.

Practicar el evangelio me lleva a una relación personal e íntima con Dios.

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Romanos 1:16

Si tengo una relación con Dios hablo con El a cada momento de mi vida, sin importar el lugar, la circunstancia o las personas que me rodean. Mi relación con Dios no está sujeta a un templo o a una religión. Aunque me hace entender la importancia y necesidad de asistir a una congregación, eso sí, que enseñe y practique precisamente, el evangelio de Jesús.

Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. Hebreos 10:24-25

Porque amamos a Dios y obedecemos Su palabra, es que hacemos exactamente lo que El pide y espera de nosotros. No andamos de una congregación a otra, como sapo de charco en charco en invierno, sino que aprendemos a obedecer y a sujetarnos a los que Dios ha delegado para nuestro cuidado y crecimiento.

13:Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegrí­a, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. Hebreos 13:17

Fácil y sencillo cuando se tiene una relación personal e íntima con Jesús. El es primero en nuestra vida y ministerio. El dice qué, cuándo, dónde, cómo, cuándo y quién. No hay dudas, sino certezas y convicciones que se convierten en realidades. Somos sobrenaturales como El es sobrenatural. Todo ayuda a bien. Nada es en contra ni para dañar, aún Su castigo y reprensión cuando nos la ganamos. Bendita relación para recibir el amor del Padre, la gracia del Hijo y la comunión del Espíritu Santo. Quien se relaciona con Dios y habla con El, no cae en adicciones de nuevo, porque esa relación le llena plenamente. Le hace una nueva criatura.

Apóstol Francisco Gudiel

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *